Las musas de la dinastía Grimaldi.

25 Mar 2024 | Esta semana, REALEZA

Charlotte: La indomable heredera, salvadora de la familia Grimaldi.

Hermosas, elegantes, atrevidas, escandalosas y poderosas, estas mujeres han sido pilares del glamour y representantes de la alta sociedad, tanto en la fama como en la tragedia, e incluso en el escándalo, tras la dinastía Grimaldi.

La leyenda narra que hace setecientos años, Francesco Grimaldi, un astuto genovés, se disfrazó de monje para conquistar el pequeño principado de Mónaco. Con el apoyo de su hermano Rainiero se hizo con el territorio. Durante su reinado, Rainiero I tenía un comportamiento desenfrenado y, según la historia, violaba a mujeres a su antojo. Sin embargo, una de estas mujeres le echó una maldición: “Los Grimaldi nunca encontrarán el amor en el matrimonio”.

Tras Charlotte-Catherine de Gramont, la primera princesa libertina del principado, otra Charlotte, madre del difunto príncipe Rainiero, es el foco principal de una serie de artículos de esta sección dedicada a las musas de la Dinastía Grimaldi.

Realeza Princesa Charlotte de Monaco ()

El príncipe Luis en uniforme militar con su hija Charlotte. Constantino (Argelia), 1890.
© P. Cougot – Archives du palais de Monaco – IAM

Charlotte Louise Juliette de Mónaco nació el 30 de septiembre de 1898 en Constantina, Argelia, donde su padre, el príncipe Luis, estaba destinado como teniente del Tercer Regimiento de Cazadores Africanos. Desde su nacimiento estuvo envuelta en el escándalo, ya que era hija ilegítima del joven Luis II de Mónaco y Marie-Juliette Louvet, anfitriona de un cabaret parisino y divorciada de un fotógrafo especializado en imágenes eróticas en Montmartre.

No se conoce con certeza el lugar exacto donde se conocieron los padres de Charlotte. Se especula que podría haber sido en París, durante la época en que Marie Juliette se presentaba en un cabaret, antes de que ambos se trasladaran juntos a Constantina.

Realeza Princesa Charlotte de Monaco ()

Luis II de Mónaco y Marie-Juliette Louvet

Realeza Princesa Charlotte de Monaco ()

Villa Charlotte

.

Cuando Charlotte cumplió un año, el príncipe Luis trasladó a su amante y a su hija a “Villa Charlotte”, una elegante residencia de estilo Art Nouveau ubicada en Luzarches, en la región de París. Esta villa, construida entre 1902 y 1903 por el arquitecto Marie-Léon Destors a petición del príncipe, en honor a su hija.

A sus treinta años, tenía la intención de casarse oficialmente con Marie Juliette. Sin embargo, su padre, el Príncipe Alberto I, se opuso firmemente a esta unión. Marie Juliette Louvet, tres años mayor que Luis, ya estaba divorciada del fotógrafo Achille Delmaet y era madre de dos hijos con un pasadopoco convencional para la futura esposa del Príncipe.

Algunos archivos y registros del Palacio del Príncipe sugieren que Luis estaba furioso y prometió no casarse nunca. Otros afirman que se casó en secreto con Marie en 1897, en contra del deseo de su padre, aunque no hay documentos relevantes que respalden esta afirmación.

El 15 de mayo de 1911, el Príncipe Alberto preocupado por una sucesión sin heredero y por la posibilidad de que Mónaco se anexionara a Francia o que la jefatura del estado pasara a manos del primo de Alberto I, el duque Guillermo de Urach (impensable a finales de la Primera Guerra Mundial por su sangre alemana), pensó que la historia de amor de Luis y el nacimiento de su nieta, aunque fuera ilegítima era beneficiosa para la familia Grimaldi, rectificando la situación con el fuerte apoyo diplomático y moral de Francia. En 1919, en París, en presencia del presidente francés Poincaré, el príncipe heredero Luis reconoce oficialmente a Carlota como hija y su abuelo Alberto emite un decreto reconociendo a Carlota como miembro de la dinastía principesca, otorgándole a Charlotte el título de Mademoiselle de Valentinois, título que se concedía a los herederos del Principado.

Realeza Princesa Charlotte de Monaco ()

Charlotte a los veintiún años

Realeza Princesa Charlotte de Monaco ()

La princesa Charlotte con un vestido con un tirante de flores y un juego de perlas

© Archivos del Palacio de Mónaco – IAM

Realeza Princesa Charlotte de Monaco ()

Luis II de Mónaco con su hija Charlotte

Charlotte ya tenía veintiún años y se había convertido en una mujer de gran belleza, aunque también insegura y atrevida, que se enamoraba fácilmente de todos los hombres que conocía.

Tanto fue así que, un año más tarde, su padre la obligó a casarse con el conde Pierre de Polignac de la Bretaña francesa. no solo por conveniencia política, sino también por razones de estado, ya que estaba embarazada de su amante.

El 19 de marzo de 1920 se celebró la boda con la pompa acostumbrada a pesar de que la Europa monárquica más destacada brillaba por su ausencia; aun así, estuvieron representados los reyes de España, Italia, Bélgica y el presidente de la República Francesa. Pierre se convirtió en Príncipe de Mónaco, y Charlotte en Princesa de Mónaco, Alteza Serenísima y duquesa de Valentinois, restaurando así la sangre azul en el escudo de armas algo debilitado de la familia Grimaldi.

Por aquel entonces los enlaces reales se concertaban por intereses sociopolíticos, pero con el tiempo podría surgir el amor. Sin embargo, en este caso, en el que ninguno compartía atracción ni afinidades (se comentaba que Pierre era homosexual y amante del famoso escritor Marcel Proust) solo había respeto y tolerancia. “¡Necesita una corona en la cabeza para hacer el amor!” escribió a su amiga con resignación sobre su arrogante marido. La pregunta que muchos se hacían es si Pierre era el padre genético de Rainiero o no, pero ese misterio nunca se aclararía.

Realeza Princesa Charlotte de Monaco ()

© Detaille – Archives du palais de Monaco – IAM

Realeza Princesa Charlotte de Monaco ()
Realeza Princesa Charlotte de Monaco (B)

La princesa Charlotte camina del brazo de su esposo, el príncipe Pierre, después de la bendición de su boda. 19 de marzo de 1920

Caprichosa y poco dispuesta a vivir en Mónaco, con la sensación de haber cumplido todos sus deberes, la apasionada princesa se divorció el 20 de marzo de 1930, después de diez años de matrimonio. “Soy la mujer más desgraciada del mundo. Me han dado todo lo material, pero nunca tuve la oportunidad de amar y casarme con el hombre que yo eligiera libremente”.

Dejando el principado y con este a sus dos hijos Antoinette y Rainiero en manos de su abuelo Luis II y las niñeras, se lanzó a vivir una vida excéntrica en París con su amante, el médico italiano Dalmazzo, asistiendo a innumerables reuniones sociales, veladas culturales e incluso estudiando una carrera universitaria como trabajadora social. También pasaba tiempo en el castillo de Marchais, en Aisne, rodeada de sus numerosos perros y otros amantes, entre los que se encontraban el marqués de Strozzi y el millonario inglés sir Basil Zaharoff.

El 30 de mayo de 1944, un día antes del cumpleaños número veintiuno de su hijo alcanzando así mayoría de edad, la princesa hereditaria Charlotte abdicó en su favor, perpetuando así la dinastía Grimaldi. Dejó de ser la princesa heredera de Mónaco, aunque retuvo los títulos de Princesa de Mónaco y duquesa de Valentinois.

Realeza Princesa Charlotte de Monaco ()
Realeza Princesa Charlotte de Monaco ()

Charlotte y su marido, el príncipe Pierre. A la izquierda el matrimonio con sus dos hijos.

Realeza Princesa Charlotte de Monaco ()

De izquierda a derecha, vemos a la princesa Charlotte acompañada por Rainiero, el príncipe Luis II, y el Príncipe Pierre con Antoinette

Realeza Princesa Charlotte de Monaco ()

El príncipe Rainiero celebra junto a su madre Carlota su subida al trono. Una joven vestida con un traje tradicional monegasco presenta una bandeja al Príncipe Rainiero. Se pueden ver a los padres del Príncipe, la Princesa Charlotte (a la derecha) y el Príncipe Pierre (detrás). 11 de abril de 1950. © Fausto Picedi

Después de que su hijo asumiera el trono como Rainiero III, se trasladó a Le Marchais, una finca de los Grimaldi en las afueras de París. A pesar de las objeciones de sus hijos, que temían por su seguridad, Charlotte transformó la propiedad en un centro de rehabilitación para exreclusos. Entre sus labores humanitarias estaba visitar las prisiones para acoger a antiguos prisioneros en sus dominios y ayudarlos a reintegrarse, contratándolos para trabajar en su servicio, hecho que la sociedad francesa admiraba por su labor caritativa y su incansable lucha por la dignidad de los presos.

Uno de los episodios más conocidos que causaron un escándalo en su época fue cuando Charlotte decidió regresar al Principado con René Girier, apodado “René el Cojo”, debido a una bala perdida en un presunto accidente de trabajo. René era un mujeriego alto, inteligente, seductor y de elegancia impecable, que inspiraba confianza a primera vista. Su especialidad era el robo de cajas fuertes de joyerías como la de Van Cleef & Appels, apartamentos de lujo y furgonetas blindadas, así como intentos de secuestro de celebridades como Rita Hayworth, esposa de Ali Khan.

Realeza Princesa Charlotte de Monaco ()

René Girier

Realeza Princesa Charlotte de Monaco ()

Después de múltiples condenas a cadena perpetua y varias fugas de la cárcel, René se encontró con Charlotte en prisión, donde su encanto funcionó y logró obtener la libertad condicional. Charlotte se lo presenta a su desconcertado hijo que perplejo escucha: “Después de todos estos años en la sombra, pensé que un poco de sol le vendría bien”.

El exmafioso se instaló con la princesa en Marchais, convirtiéndose en su amante, mayordomo y chófer, a pesar de no tener licencia de conducir.

Realeza Princesa Charlotte de Monaco ()

Cena de la boda civil del Príncipe Rainiero III y la Princesa Grace en el Palacio del Príncipe de Mónaco, en presencia de la Princesa Charlotte (izquierda) y el Príncipe Pierre (derecha). 18 de abril de 1956.
© Fausto Picedi – Archives du palais de Monaco – IAM

Realeza Princesa Charlotte de Monaco ()

Boda religiosa del Príncipe Rainiero III y la Princesa Grace en el Palacio del Príncipe de Mónaco.
© Fausto Picedi – Archives du palais de Monaco – IAM

Después de asistir a la boda de Grace Kelly en 1956 acompañada por Girier, Charlotte nunca regresó al Principado, instalándose definitivamente en Marchais.

Aunque Rainiero sentía un profundo respeto por su madre, también hubo tensiones y desacuerdos en la familia, sobre todo con Grace, su relación con su suegra no fue siempre armoniosa en los primeros años del matrimonio, Charlotte era una figura influyente en la vida de Grace, pero también tenía una personalidad fuerte y opiniones firmes. A pesar de las diferencias, ambas mujeres aprendieron a respetarse mutuamente y a encontrar un terreno común, el amor por Rainiero y sus hijos. Charlotte también admiraba la dedicación de Grace, que no ella no fue capaz de mantener en su papel como princesa y madre de la familia Grimaldi.

Finalmente, Charlotte falleció el 15 de noviembre de 1977 en París, a los setenta y nueve años. Sus restos descansan en la Chapelle de la Paix en Monte Carlo, Mónaco. Francia reconoció sus esfuerzos por reintegrar a los expresidiarios a la vida laboral mediante la emisión de un sello en 1981 con su imagen y con la emisión en 1998 de otro sello para conmemorar el centenario de su nacimiento.

Realeza Princesa Charlotte de Monaco ()

Charlotte con su nietos, Carolina, Alberto y Estefanía.

Realeza Princesa Charlotte de Monaco ()
Realeza Princesa Charlotte de Monaco ()

¿Te gustaría que contáramos la tuya? ¡Escríbenos!

Presume de buen gusto compartiendo este artículo…

Pin It on Pinterest