Adriana & Lalo. Canciones que marcan momentos

24 Mar 2024 | Esta semana, Universo Boga

En un soleado día de junio, Adriana y Lalo pronunciaron el “sí, quiero” en una emotiva ceremonia celebrada en la Colegiata de Santa María del Campo en La Coruña. La ceremonia, oficiada por un amigo del padre de la novia, se caracterizó por su calidez y cercanía, creando una atmósfera única para celebrar el amor de la pareja. Uno de los instantes más emotivos del evento llegó cuando Daniela, la ahijada de cuatro años del novio, leyó la última petición.

Lalo, impecable en el altar, lució un chaqué a medida de la Sastrería Rafael en Cáceres, complementado con gemelos de oro de su padre y una corbata de topos blancos que resaltaba el color de sus ojos. Su madre y madrina, Guadalupe, deslumbró con un vestido en tonos morados y mostaza diseñado por Teresa Palazuelo, acompañado de un elegante tocado de Charo Iglesias.

También destacaba muy elegante la madre de la novia con un vestido de Jesús del Pozo en fucsia y un collar de perlas con un broche precioso de Nácar, comprada en una joyería durante un viaje que hizo a China.

Antes de entrar la novia, la niña de arras, Daniela, vestía de tul gris con cuerpo de lentejuelas en plata, al igual que las bailarinas con tocado realizado por Teresa & Leticia. La novia entró del brazo de su padre con la canción “Con Te Partirò”, un guiño a su tiempo vivido en Italia. Su vestido, diseñado por Teresa Palazuelo, llamó la atención de todos los invitados mientras la novia caminaba hacia el altar.

“El tejido del vestido era de gasa con un fajín hecho a mano de piezas en plata. La cola era una pieza aparte del vestido. Medía dos metros y medio y se enganchaba perfectamente al fajín. Cuando llegó el cóctel, me la quité y quedó también un traje precioso, más romántico y ¡mucho más cómodo para bailar! Complementando el vestido, escogí unos zapatos de Menbur con un tacón de 13 centímetros”.

Unos maravillosos pendientes de brillantes con oro blanco de la Joyería KE realzaban un elegante moño alto trenzado.

El ramo resultó ser un bouquet de orquídeas en fucsia combinadas con mucho verde, realizado por la floristería Verdelar.

“Carolina Domené, quien trabaja en Madrid, fue la encargada de ponerme guapa. No solo se ocupó de mi maquillaje, sino también del de la madrina”.

Después de la ceremonia, el banquete tuvo lugar en el Pazo de Vilaboa, a pocos kilómetros de la ciudad, encajando perfectamente con la ocasión.

Durante el cóctel, un photocall sorprendió a todos los invitados, quienes se divirtieron mientras se fotografiaban como recuerdo.

Los novios entraron al son de la melodía de Elton John. Durante la fiesta, se proyectó una video sorpresa: ” Fue un montaje con películas de cuando éramos pequeños, de cuando nos conocimos, de nuestras familias y como no, de nuestro perro Pluto. Un bóxer precioso de 4 años que no podía faltar. Antes de enseñarle este vídeo toqué al piano unos acordes de la banda sonora de la película Titanic que se fundía con la música del vídeo. Esta canción era especial para nosotros ya que sonaba cuando me pidió matrimonio…”

“Otro momento especial fue cuando decidí lanzar el ramo desde el balcón del Pazo. El ramo lo cogió una gran amiga mía, Ángela. Durante ese momento, sonaba la música de “So What” de Pink, y la gente estaba como loca bailando y aplaudiendo”.

Después de la cena, repartieron tres regalos en tres cajas: Una pareja de novios para el hermano de la novia y su futura cuñada, ya que se casaban al año siguiente; Patucos para la cuñada y su marido por su próxima maternidad y Una mini equipación del Real Madrid para un amigo en común y su mujer, quienes también van a ser padres.

“Y para nosotros, el regalo más original fue un curso de buceo en las Islas Maldivas por parte de mi hermano Alberto y mi cuñada Ana”.

De inmortalizar los mejores momentos se encargó Rosa Taboada. Un reportaje muy natural y lleno de detalles que tanto le caracteriza.

“Nunca olvidaré la mirada de mi marido en la Iglesia, lo que mi cuñada Lupe y mis amigas Raquel y Noemí me ayudaron y el vals con mi padre”

¿Te gustaría que contáramos la tuya? ¡Escríbenos!

Presume de buen gusto compartiendo este artículo…

Pin It on Pinterest